Benito Juarez President Benito Juaréz

 

Benito Juárez
 El Benemérito de las Américas

 

 


 

 

Advertisement


 

  Benito Juárez es, sin duda, uno de los personajes más importantes y recordados en la historia de México. Cada 21 de marzo se recuerda el aniversario de su nacimiento y en cada escuela primaria del país, se conmemora a este hombre que consolidó el país en una República.

De origen indígena, Benito Pablo Juárez García, nació en 1806 en un pueblo de Oaxaca llamado San Pablo Guelatao en medio de la zona serrana de Ixtlán. Sus padres, humildes campesinos zapotecas murieron cuando él apenas tenía tres años, por lo que sus abuelos cuidaron de él gran parte de su niñez.

Desde pequeño supo que para sobresalir debía, aprender el castellano y luego ingresar a la escuela, por lo que aprendió a leer y escribir hasta los 12 años.  En 1818 emigró por medios propios a la ciudad de Oaxaca en busca de fortuna. Ingresó a la escuela, pero sufrió de una constante discriminación debido a su condición indígena, además de que su poco castellano no ayudó mucho.

Gracias a una gran voluntad y pese a no comulgar con las ideas religiosas de aquellos tiempos, decidió inscribirse en el seminario de la ciudad para aprovechar la instrucción que ahí se otorgaba a personas que hablaban alguna lengua indígena. Tomó lecciones de latín, filosofía y teología, sin embargo, estaba convencido de que el sacerdocio no era su vocación.

Tras una serie de discusiones con su principal mentor, Antonio Salanueva, quien desde su llegada a Oaxaca lo apoyó en todos sus estudios, dejó el seminario y decidió estudiar la carrera de Leyes en el Instituto de Ciencias y Artes de Oaxaca. Como estudiante de leyes, aprendió francés, inglés y dominó el latín. 

Fue un gran estudiante del Derecho Civil y el Derecho Canónico y tuvo gran reconocimiento por parte de sus profesores y compañeros; a tal grado, que fue nombrado Rector del Instituto en 1831, profesando ideas liberales y defendiendo abiertamente las comunidades indígenas de la región.

Debido a su brillante trayectoria como estudiante, fue nombrado regidor del ayuntamiento de Oaxaca en 1932, ministro suplente de la Corte de Justicia del estado y un año más tarde diputado local. A lo largo de los siguientes años, su carrera política ascendió constantemente desempeñando diversos cargos como Juez de lo Civil, secretario general de gobierno y fiscal del Tribunal de Justicia entre otros más, hasta que finalmente llegó a ser gobernador interino del estado de Oaxaca en 1847.

Durante su mandato duplicó el número de escuelas en la entidad, equilibró económicamente las finanzas del estado, realizó importantes obras públicas como caminos locales y la reconstrucción del Palacio de Gobierno, fundó Escuelas Normales (escuelas para capacitar a maestros), levantó cartas geográficas y planos de la ciudad de Oaxaca y fundó el puerto de Huatulco para facilitar el transporte de mercancías desde el puerto de Acapulco.


 

Tras un problema político con el dictador Antonio López de Santa Anna, presidente de México por undécima ocasión, fue encerrado en la cárcel de San Juan de Ulúa, y más tarde desterrado a la isla de Cuba para después ser llevado a Nueva Orleans en Estados Unidos. Allí conoció a varios personajes (Ocampo, Mata, Arriaga y Montenegro) que también sufrían del destierro y persecución de Santa Anna, con quienes planeó regresar a México y conquistar el poder público.

Gracias al triunfo de la Revolución de Ayutla en la cual, Juárez participó activamente, logró derrocar al dictador Santa Anna y regresó a México a seguir con su carrera política. En 1858 fue nombrado presidente, convirtiéndose en el primer mandatario de origen indígena, en un país lleno de desigualdades y luchas internas por el poder.

El “Benemérito de la Patria y de las Américas” como fue declarado al morir, promulgó varias leyes que eliminaban los privilegios desmedidos que gozaban al clero y el ejército, mismos que desconocieron su gobierno y trataron de eliminarlo. Por esta razón fue obligado a mover su gobierno por varios estados del país en una especie de presidencia itinerante para evitar ser capturado.

En 1861, debido a la situación precaria del país y a su alto endeudamiento, Juárez anunció la suspensión de pagos de la deuda externa, por lo que España, Francia y Reino Unido, principales gobiernos afectados, decidieron invadir el territorio mexicano como defensa de sus intereses. Tras varias negociaciones, finalmente Juárez derogó la Ley de Suspensión de Pagos y los ejércitos español e inglés regresaron a su país. Pero los franceses interesados en instaurar una monarquía, continuaron con su invasión. Las tropas galas ingresaron a Veracruz con relativa facilidad, pero fueron recibidos en Puebla por las tropas de Juárez en la célebre Batalla del 5 de Mayo, donde fue vencido el que era considerado el más poderoso ejército del mundo.

Este tipo de logros le dio mucha popularidad a Juárez en todo el mundo, sin embargo, los conservadores junto con la Iglesia, siempre en desacuerdo con las reformas liberales, ofrecieron en 1863 la corona del Segundo Imperio Mexicano, al austriaco, Maximiliano de Habsburgo, iniciándose así otro episodio de disputas por el poder. Tras varias batallas en el norte y centro del país, finalmente Juárez derrota a Maximiliano y lo manda fusilar, poniendo fin al intento por establecer un imperio patrocinado, principalmente, por Francia y el Vaticano.

Los cambios que hizo Juárez en México a lo largo de su paso por la presidencia, fueron primordiales para fomentar la igualdad y restar poder a la iglesia que dominó por muchos años la economía, la educación y la vida social de México. Con las reformas promulgadas durante el gobierno de Juárez, se logró: suprimir el fuero al clero y al ejército; declarar a todos los individuos iguales ante la ley; prohibir el cobro y derecho de obligaciones parroquiales como el diezmo; que los bienes, propiedad de las iglesias, pasaran a manos del Estado; declarar la libertad de cultos; prohibir la existencia de claustros y conventos; y que el registro de los nacimientos, matrimonios y defunciones pasara a manos del Estado (registro civil).

Benito Juárez, muere el 18 de julio de 1872, víctima de angina de pecho, en la Ciudad de México, dejando un gran legado que sobrevive hasta nuestros días.


 

 

 

 

 

 

Email Newsletter icon, E-mail Newsletter icon, Email List icon, E-mail List icon Join Inside Mexico's Mailing List

 

 


 ©1999-2012 Inside Mexico All rights reserved. All articles, images, pictures and design contained in this website are the property of Inside Mexico and protected by copyright law. NO part of this site can be used without previous authorization. We will be glad to authorize, upon request, educational non-profit projects and require that  credit be given  to Inside Mexico and a link back to our site.
may@inside-mexico.com

Terms of Use & Privacy Policy