The Legend of Our Lord of the Poison. Mexican Myths and Legends.
 

 

 

              La Leyenda de                  
 Nuestro Señor del Veneno

 

Angelica Galicia  

* English


 

 

La ciudad de México en la Época Colonial

 Conquistar la capital mexica México-Tenochtitlan fue para los españoles la primera de muchas batallas que habrían de librar para lograr imponer su cultura a los habitantes de aquellas ricas tierras, que durante muchos años se mantuvieron fieles a sus creencias y tradiciones. A los frailes de las distintas órdenes que llegaron tras la Conquista, les costó sangre y paciencia de varios siglos antes de evangelizar "casi" todo el territorio que hoy ocupa México. Aún hoy existen varios reductos indígenas que preservan totalmente sus tradiciones tal y como eran en tiempos prehispánicos.

 

El periodo Colonial de México está pleno de historias que reflejan esta batalla ente evangelizadores y sometidos, unos por imponer una nueva fe, otros por mantener el culto a los antiguos dioses, ya fueran mayas, mexicas, purépechas... Se sabe que los indígenas ocultaban detrás de los Cristos e imágenes de santos, figuras de sus antiguas deidades, para así seguirlos adorando aún frente a los mismos sacerdotes.

 

Para evangelizar a los indígenas, los evangelizadores se valieron de todos los recursos. Ahí está el caso de Fray Diego de Landa, quien en un auto de fe mandó quemar todos los ídolos, objetos sagrados y códices mayas en una hoguera que permaneció prendida 3 días. Fue sin duda una gran pérdida no sólo para México, sino para el mundo entero.

 

Pero también está el caso de Fray Pedro de Gante, quien en el Convento de Acolman llamó a todos los indígenas a integrarse a una gran obra de teatro que representara el nacimiento de Cristo y así todos ellos entendieran la fe católica, dando así origen a una de las tradiciones más entrañables de México: las pastorelas.

 

Con el correr de los primeras décadas como colonia española, la Nueva España se transformó en un ejemplo para el resto de las ciudades españolas, debido a la devoción con que se cuidaban los valores de la fe católica, pero sobre todo, a la profusión de templos, capillas, conventos, hospitales religiosos que se construían uno tras otro, todos con una deslumbrante belleza que no reparaba en detalles artísticos: retablos cubiertos de oro, óleos de destacados artistas, maderas y telas finas, figuras delicadamente elaboradas...

 

Ya para el siglo XVII, la Nueva España era una ciudad cuya belleza competía con la de grandes ciudades europeas. El sincretismo cultural y la abundancia le daban una personalidad única a esta urbe de amplias calles cuyo trazo conservaba el de la desaparecida Tenochtitlan, pero que lucía bellas fachadas barrocas... Es en este contexto que sucedió una de las leyendas más sonadas de la Época Colonial en México.

 

 

El Señor del Veneno

 

El historiador mexicano Artemio del Valle Arizpe recogió en su libro Tradiciones y Leyendas de las calles de México la historia de dos vecinos de la Nueva España: don Fermín Andueza y don Ismael Treviño, quienes se vieron envueltos en un acontecimiento que muchos definen como un milagro y otros, como una leyenda.

 

Don Fermín era un caballero cuyas riquezas bien podrían evitarle la molestia de madrugar todos los días. Sin embargo, su devoción lo ponía de pie todas las mañanas antes de que saliera el sol. Discretamente resguardado en su negra capa, salía de su casa y se encaminaba a la misa. Al terminar ésta, volvía de nuevo a su hogar, no sin antes detenerse ante un Cristo de gran talla y doliente expresión.

 

Todos los días, don Fermín depositaba una moneda de oro en el plato petitorio que estaba a los pies de la imagen, cuyos ensangrentados pies besaba con humildad. Nunca faltaba don Fermín a su cita matutina. Decían los vecinos que ésta era una de las muchas muestras de la nobleza que regía el alma del caballero. Contaban que de su riqueza salía generosamente la ayuda para el pobre que a él acudía.

 

Don Ismael Treviño era igualmente rico, pero su alma era oscura y envidiosa. Le pesaba el bien ajeno, especialmente el de don Fermín Azueta, por quien sentía una profunda envidia. Aprovechaba cualquier posibilidad de hablar mal de él y se retorcía de amargura si alguien decía un elogio para el noble señor.

 

Esta envidia, que no se sabe de dónde nació, inspiró a don Ismael a interponerse en todos los negocios de don Fermín. Pero todo parecía salirle al revés: don Fermín salía airoso de todos los obstáculos y concretaba sus acuerdos que le daban éxito y muchas ganancias.

En el corazón de don Ismael entró el odio por aquel hombre y llegó el día en que anheló verlo muerto. Inmerso en ese mal sentimiento, comenzó a planear la manera en que, sin levantar sospechas, podría asesinar a su enemigo. 

 

Después de mucho pensar, concluyó que la mejor manera de acabar con don Fermín era envenenarlo. Halló a un hombre que poseía el veneno perfecto: un agua color azul que no daba muerte en el acto, sino que se distribuía en todo el cuerpo y al cabo de unos días causaba el efecto esperado, sin causar dolor, sin dejar huella... 

 

Con este líquido aderezó don Ismael un delicioso pastel que hizo llegar a don Fermín de parte de su amigo, el regidor del Ayuntamiento. Complacido, sin imaginar nada de la envidia que atentaba contra su vida, don Fermín degustó el regalo junto a su humeante taza de chocolate esa mañana...

 

Ávido de saber los resultados de su crimen, don Ismael no quiso perderse un solo paso de don Fermín. Desde muy temprano lo aguardó en la iglesia a la que acudía todas las mañanas y desde lejos observó todos sus movimientos...

 

Don Fermín entró a la iglesia con la lenta majestad que le caracterizaba. Saludó a todos, como lo hacía todas las mañanas y escuchó atentamente la misa. Al terminar ésta, se encaminó al Cristo y rezó sus oraciones. Se inclinó luego con humilde reverencia hacia los pies para besarlos... y apenas los rozó con sus labios, una mancha negra como el ébano se extendió sobre la pálida figura.

 

El asombro y el temor se reflejaron en el rostro de don Fermín y de todos los que rezaban al Cristo. Pero quien tembló de pavor fue don Ismael, quien al instante corrió a arrodillarse ante don Fermín y a gritos le confesó su envidia y cómo había planeado asesinarlo. Estaba claro que el Cristo, para proteger a don Fermín, había absorbido aquel veneno y como evidencia había transformado su color.

 

El noble caballero miró a don Ismael y sintió compasión. Le dijo quedamente palabras de perdón y lo abrazó como a un hermano al que no hubiera visto en mucho tiempo. Algunos de los hombres que habían presenciado todo, quisieron aprehender a don Ismael, pero don Fermín les pidió que no lo hicieran, que él ya había olvidado la afrenta y en cambio, les pidió que oraran con él ante el Cristo que le había salvado la vida.

 

Don Ismael salió pálido y abatido de la iglesia. Ese mismo día abandonó la ciudad y jamás se le volvió a ver. La noticia encendió el fervor entre los habitantes de la Nueva España, quienes desde entonces acudían a la iglesia para ofrecerle veladoras y oraciones. Cierta tarde, alguna de esas velas cayó y el Cristo se incendió. Algún tiempo después fue sustituido por otro, también negro, y fue trasladado al altar de la Catedral Metropolitana, en el Centro Histórico de la ciudad de México, donde hoy se conserva.

 

 

  

 

Email Newsletter icon, E-mail Newsletter icon, Email List icon, E-mail List icon Join Inside Mexico's Mailing List

 

Advertisement

©1999-2012 Inside Mexico All rights reserved. All articles, images, pictures and design contained in this website are the property of Inside Mexico and protected by copyright law. NO part of this site can be used without previous authorization. We will be glad to authorize, upon request, educational non-profit projects and require that  credit be given  to Inside Mexico and a link back to our site.
may@inside-mexico.com

Terms of Use & Privacy Policy

 

Advertisement
Advertisement