Mesoamérica

 


Mesoamérica fue un área cultural, originada hace más de 3000 años. Estaba dividida en regiones, diferenciadas entre sí pero con muchos rasgos comunes.

 

Los primeros seres humanos que llegaron a América ya habían pasado por todas las fases evolutivas hasta convertirse en homo sapiens.

 

La teoría más aceptada es que, hace aproximadamente cuarenta mil años, el primer grupo de asiáticos llegó a América por el puente natural que formaban las islas del Estrecho de Bering. Más tarde, los grandes hielos de la glaciación wisconsiniana empezaron a retirarse y se abrió un corredor a través de Alaska. 

En esa época había muchos animales, hoy extintos, como el mamut, el mastodonte, el camello, el gliptodonte y el oso de las cavernas.

 

Durante mucho tiempo, llegaron al continente Americano diversos grupos asiáticos, diferenciados entre sí étnica y lingüísticamente.

 

Estos hombres eran nómadas, que vivían de la caza, la pesca y la recolección de frutos, y fabricaban armas e instrumentos de piedra. 

Mural Museo Nacional de Antropologìa e Historia

 

Con el tiempo fueron desplazándose, hasta que llegaron a Sudamérica. En Santa Isabel Ixtapan se encontró un esqueleto de elefante con una punta de obsidiana adherida a una costilla. Muy cerca de allí se halló un cuerpo de un hombre que quizás pereció durante la cacería.

 

Este antepasado de los mexicanos, conocido como el Hombre de Tepexpan, media 1.70 m de alto y tenía alrededor de setenta años. Hacía el 5000 a. C., el hombre empezó a aprender a cultivar la tierra, pero no fue hasta el 3000 a. C., cuando logró dominar este arte.

 

La economía de estas culturas estaba basada en la agricultura, y  con frecuencia habían desarrollado avanzados sistemas de irrigación.

El maíz era planta fundamental, pero también cultivaban frijol, calabaza, algodón, tabaco, cacao y otras frutas y verduras. Criaban perros y guajolotes. Cazaban y guerreaban con armas similares.



 

También se parecían mucho sus casas, utensilios domésticos, ropas, adornos y las deformaciones corporales. Practicaban los mismos juegos y deportes. Similares eran también la organización social y la división de clases sociales.

 

Cada una de estas civilizaciones tenia estilos distintos en su arte , pero las las técnicas empleadas para trabajar la piedra, el barro, el metal, las telas, la madera y otros materiales era muy similar.

En cuanto a la religión todas estas culturas eran politeístas y veneraban a los mismos dioses, pero les ponían nombres distintos, y la mayoría construía pirámides para sus templos.

El comercio que efectuaba entre sí los mantenía al tanto de las nuevas invenciones. Esto permitía que compartieran conocimientos científicos, por ejemplo, la medición del tiempo y los remedios para combatir enfermedades.

Mesoamérica siempre tuvo la misma extensión, y durante mucho tiempo abarcó del centro de la actual República Mexicana hasta Belice, Guatemala y partes de Honduras y El Salvador.