Doña Josefa Ortiz de Dominguez Mexican Independence Heroine

Spanish

Doña Josefa Ortiz de Dominguez, a Mexican patriot as well as a heroine of Mexico’s Independence War, made her name in history  for her bravery when she risked her own life alerting the rebel insurgents about the discovery of the Queretaro Conspiracy for Independence.

Thanks to her, Father Miguel Hidalgo moved forward the date in which the Independence movement would start to the early hours of September 16th, 1810. Without her timely notice, the struggle for independence would have been discovered and the efforts of the conspirators would never have achieved their ultimate purpose:  Mexico’s Independence from the Spanish Crown.

Maria de la Natividad Giron Josefa Ortiz is best known as Doña Josefa Ortiz de Dominguez, “La Corregidora” (the Chief Magistrate) of Queretaro. She was the daughter of the Spaniards Juan Jose Ortiz and Maria Manuela Giron.

She was born in Valladolid– what is now Morelia– in 1768 and was raised in Mexico City.  Her parents died when she was a small child so her older sister Maria Sotero was granted custody.  Maria enrolled her sister in the  Colegio de las  Vizcaínas, a very prestigious school to which she was accepted because she was a criolla, creole, that is, the children of  Spaniards born in the New Spain.

While still a college student she met Miguel Dominguez, a widower who often visited the school. They fell in love and were married secretly in 1791; they had 14 children.

As secretary of the Royal Court, Miguel Dominguez was subsequently appointed magistrate of Queretaro in 1802  where the family settled. They quickly won over the sympathy of the Queretaro society of the time, joining various social groups.

It is well known that Doña Josefa was vehemently against the abuse that the Spaniards– that is, the European-born Spaniards – exercised over the natives considering and treating them as second-class citizens.   She always identified with the native’s social problems, for they were relegated to secondary positions in public administration as well as in the military.

February 24 Mexican Flag Day




Every February 24 Mexico celebrates National Flag Day.

The Mexican national flag is a symbol of freedomjustice and citizenship. Its shield and colors represent the origins, principles, courage and struggle of the Mexican nation.

Over the years, different flags have represented Mexico, but the flag that was used in the Declaration of Independence, with some modifications, is the flag that currently represents Mexico.

On February 24, 1935, Benito Ramirez an employee of the Bank of Mexico, organized a guard of honor in tribute to the Flag of Mexico and this practice continued until 1940, when President Lázaro Cárdenas declared that February 24 was officially Flag Day.

From then on, every year Mexicans  honor the flag with ceremonies that commemorate the heroes who gave their life for Mexico’s freedom and independence.

 

The flag of Mexico, was born in 1821 when Agustín de Iturbide was inspired to represent in it the  guarantees that all Mexicans would have when the independence of Mexico was declared.

 

During the declaration of the Plan of IgualaIturbide wore a flag with three colors, white, green and red, arranged in diagonal stripes and a gold star on each color.

The rights or guarantees that Iturbide declared were reflected in the flag:  white represented the Catholic religion, which was the only religion accepted, green stood for the Independence of Mexico from Spain and red equality and unity of Mexicans with Spaniards .
When the  Trigarante Army reached  Mexico, Agustín de Iturbide carried the flag and proclaimed the independence of Mexico.


During Iturbide‘s rule as Emperor of Mexico, the flag underwent some modifications, the stripes became vertical and had a crowned eagle in the white colored center.

 

After the fall of Agustín de Iturbide in 1823, the Constituent Congress declared the tricolor flag as the official flag but with modifications.

The eagle was stripped of the imperial crown and it is represented with open wings; at the foot of it, placed branches of laurel and oak were placed.

The meaning of the colors also changed, white represents purity, hope is the green color and red represents the blood lost by our heroes of the Independence struggle.

 

Over the years and during the presidency of Porfirio Diaz, other elements of the shield were modified.

It was during the presidency of Gustavo Diaz Ordaz with the declaration of the Law on the Characteristics and Uses of the Coat of Arms, the Flag and the National Anthem” that the current flag was made official, through article 3 of this law.

 

The Flag of Mexico is divided into three segments, green, white and red respectively and in the center is the national emblem, which consists of an eagle on a cactus in the middle of a lagoon, devouring a snake.

The shield has its origins in the ancient Aztec legend about the founding of Tenochtitlan.

 

3rd article states:

 

Article 3.- The National Flag consists of a rectangle divided into three vertical stripes of identical dimensions, with the colors in the following order from the flagpole to the right: green, white and red.

On the center of the white strip,  is the national shield, with a diameter of three-quarters of the width of this strip. The ratio between width and length of the flag is four to seven. A bow of the same colors may be placed at the top of the pole.

An official copy of the National Flag, authenticated by the three branches of government, shall remain in the General Archives of the Nation and another one in the National History Museum.

 

http://www.sre.gob.mx/index.php/simbolos-patrios?showall=1

 

El Porfiriato en Mexico

 


 

 

El Porfiriato fue una etapa difícil e importante en México en la que Porfirio Diaz se adueño de la presidencia durante más de treinta años.

Desde noviembre de 1876 hasta mayo de 1911 tuvo México un solo jefe político, el general Porfirio Díaz. Pero durante cuatro años de este largo período hubo otro general en la presidencia de la República, Manuel Gonzáles, pero en realidad, la jefatura política del país fue conservada por Díaz quien siguió durante su larga gubernatura las mismas directrices políticas de Juárez y Lerdo:

 

  • Mantuvo e incluso acentuó , la secularización del estado;
  • Promovió todo lo que pudo el fomento material del país, y de una manera particular las obras públicas;
  • Procuró conciliar y unir a los diferentes sectores políticos; y se atuvo a la legalidad constitucional, pero observando la constitución… a su manera.

 

Porfirio Díaz en efecto instauró una dictadura constitucional. La dictadura era real y la constitución era la quimera o la fachada con la que pretendía ocultar la realidad.

 

Porfirio Díaz mantuvo cuidadosamente la fachada; pero por medio de mecanismos caciquiles impuso en todas partes a sus candidatos y, a través de sus ministros y agentes, impuso a los diputados, gobernadores etc., lo que debían hacer.

 

Así su voluntad suplantó a todas las garantías establecidas por la constitución, y se convirtió en el motor y timón de toda la nación, además de tener el control de toda la fuerza política, también tenía el control de los militares, para lograr esto, les quitó a los estados los cuerpos armados y organizó un poderoso y disciplinado ejército profesional y puso junto a ellos a una policía federal y una rural para mantener la paz en el campo.

 

Hasta fines de siglo, los acontecimientos políticos más importantes fueron: levantamientos, conspiraciones, rebeliones indígenas, conflictos y arreglos internacionales, y en la época de González, disturbios en la capital motivados por las fallas y la corrupción del gobierno.

 

Durante el régimen de Díaz, México logró considerables avances sobre todo en el terreno económico y alcanzó un auge material sin comparación en su historia. Este gran mejoramiento garantizó la larga paz porfiriana y el tenaz esfuerzo que hizo el gobierno para fomentar la riqueza nacional.

 

Al llevar a cabo este fomento, la administración de Díaz cometió dos grandes errores, que pagaríamos como nación: el de abrir la puerta de par en par a las inversiones extranjeras y el de malbaratar las tierras desocupadas, vendiéndoselas a quien menos las necesitaba.

 

En esa época varias ramas de la producción nacional se desarrollaron enormemente, la minería es la que logra mayor crecimiento y tuvo dos grandes novedades: el desenvolvimiento de la explotación de los metales industriales como el hierro, el cobre, el plomo etc., y la iniciación del beneficio de nuestros yacimientos petroleros.

 

En la agricultura y en la industria no hubo progresos tan sensacionales, en la agricultura hubo aumento en los cultivos llamados de explotación, café, azúcar, henequén y algodón, y en las industrias progresó mucho la de tejidos de algodón; la metalurgia hizo algunos avances en el Norte, donde la ciudad de Monterrey empieza a surgir como emporio industrial.

 

El gobierno procuró contribuir al progreso nacional de tres maneras: realizando obras públicas, atrayendo capitales extranjeros y vendiendo las tierras inutilizadas.

 

La construcción de una amplísima red de ferrocarriles fue el mayor logro de los gobiernos de Díaz y González. Los 617 km. de vías férreas que el país tenía en 1876 se acercaron a 23 000 en 1910. Y por las facilidades dadas por el gobierno para la colocación de capitales en México, nuestro país se convirtió en un paraíso de los inversionistas extranjeros de paises en los que abundaba el capital y que por eso dejaba pocos beneficios.

 

En 1910 el valor de capitales invertidos en las minas, que era más o menos unos mil millones de pesos, alrededor de novecientos millones estaban atribuidos a los extranjeros.

 

Durante el Porfiriato se insistió en atacar el problema de la escasa productividad agrícola por medio de la venta de los terrenos baldíos y de su colonización. Pero a esta operación se le dio una enorme amplitud. Por una ley en 1883 se autorizó la formación de compañías para deslindar los baldíos que luego eran vendidos a las mismas compañías o particulares.

Esta autorización y la venta sirvieron para traspasar inmensas extensiones del país a los potentados o a personas influyentes con nada de ganancia para el país.


Museo Nacional de Antropología

 


El Museo Nacional de Antropología ubicado en la Ciudad de México es considerado mundialmente como el mejor en su tipo. 

En él se presenta una vasta colección de objetos que muestran la gran riqueza del México Pre-Hispánico que constituye la colección de arte prehispánico de Mesoamérica mas importante del mundo. 

Su original estilo arquitectónico y excelente funcionalidad se deben a uno de los arquitectos Mexicanos mas importantes de nuestra época…Pedro Ramírez Vázquez.

El museo que está enclavado en el Bosque de Chapultepec se inauguró el  17 de septiembre de 1964.

Ya entrando al museo, rodeado por las salas de exhibición está un patio que da un aire de frescura y contrasta con los espacios cerrados de los salones, incorporando así uno de los elementos de la arquitectura pre-hispánica.

© Ziko van Dijk

El Museo de Antropología tiene 23 salas de exposición permanente,  cuenta con 44 mil metros cuadrados bajo techo y 35,700 metros cuadrados de áreas al aire libre. 

Una de las salas más importantes del museo es la dedicada a la cultura Azteca o Mexica, quienes en 1325 fundaron su ciudad la gran Tenochtitlan.

 

Los Aztecas se establecieron en un islote pantanoso que se encontraba en lo que hoy es el zócalo de la Ciudad de México.

Empezó siendo una aldea pobre y poco a poco, con mucha tenacidad llegó a constituirse en el imperio más importante de Mesoamérica.

 

Fueron un pueblo guerrero por excelencia, cuya economía se basaba en gran parte en el sistema de tributo de los pueblos a los que habían sometido. Esta economía se complementaba con la agricultura, la pesca y el comercio, en el que eran muy hábiles.

Había complejos habitacionales que contaban con un sistema de drenaje, lo que refleja sus conocimientos urbanísticos. Cada uno de estos complejos residenciales estaba conformado por muchas habitaciones y patios interiores.

Decoraban sus templos y las residencias de los nobles y sacerdotes con frescos y murales de temas esencialmente religiosos.

 

Los Teotihuacanos eran grandes comerciantes y se sabe que llegaron a intercambiar mercancías hasta el Golfo de México.  Fundamentalmente comerciaban con su producción artesanal de obsidiana y cerámica.

Cuando los Aztecas pasaron por este lugar siglos más tarde, quedaron tan impresionados que le llamaron Teotihuacan, que significa “lugar en donde los hombres se convierten en dioses”.

 

La ciudad de Tula, en el estado de Hidalgo, a unos 80 kilometros de la Ciudad de México, fue cuna de los Toltecas.

De ellos sabemos que fueron grandes escultores, como lo atestiguan los colosales Atlantes o guerreros, que llegan a medir hasta 4.60 metros. Es interesante notar que estas esculturas estaban divididas en 4 secciones que se ensamblaban!

 

A estas figuras de un individuo semi-recostado se les llama Chac-Mol. En el vientre llevan un recipiente en el que se colocaban ofrendas a la divinidad solar.

 

Los Mayas constituyeron una de las civilizaciones más avanzadas de la época pre-hispánica. Abarcaron un vasto territorio que empezaba en el estado de Tabasco y llegaba hasta la actual Centro América. Estuvieron en esta región cerca de cuatro milenios!…periodo muy largo para una cultura.

 

Erigieron grandes centros ceremoniales como Copán, Chichén Itza, Uxmal y Tulum.

 

Se destacaron por sus conocimientos matemáticos, astronómicos y por su escritura.

Desarrollaron un sistema vigesimal, utilizando el cero en la posición correcta.

 Quizás la pieza más conocida del arte y conocimiento Azteca es la Piedra del Sol. En él se representan los distintos elementos relacionados con el culto al sol. Esta grandiosa obra del talento Azteca ocupa un lugar preponderante dentro del museo de Antropología.

El segundo piso del Museo de Antropología está dedicada a la etnografía.

Direccion del Museo  Av Paseo de la Reforma & Calzada Gandhi S/N, Chapultepec Polanco, Miguel Hidalgo, 11560.

Horarios  Abierto de Martes a Domingo de 9 AM a 7 PM.  Los Lunes permanece cerrado.

Teléfono +52 55 4040 5300

Iconos de México


 

Qué difícil es resumir la historia y la grandeza de una nación en un solo emblema, en una canción o en un lienzo. Especialmente cuando se trata de un país en el que conviven varias culturas con su propia cosmovisión, varios milenios de historia y una sorprendente riqueza natural…

 

México es uno de esos países cuya esencia difícilmente se puede resumir en una frase o en una imagen. A México se le puede encontrar en una refrescante rebanada de sandía o en el aroma de una flor que se abre al anochecer, lo mismo en un libro escrito por un Nobel de Literatura (“El laberinto de la Soledad”, de Octavio Paz), que en el título de un poema como el de “Suave Patria”, de Ramón López Velarde. México es un país que provoca a los sentidos, inspira a la imaginación; es el “país surrealista por naturaleza”, según expresó el artista francés André Bretón.

 

México resguarda paisajes cuya belleza y color se quedan impresos por siempre en el corazón, como un oasis en pleno desierto llamado Cuatrociénegas (Coahuila), o  una cascada petrificada en Hierve el Agua (Oaxaca), o una transparente laguna resguardada por la selva en Sián Kaán (Quintana Roo).

 

También es una nación cuya identidad ha sido enriquecida con maravillosas historias y leyendas fascinantes, como el relato de una tribu que viajó para establecerse donde un águila los aguardaba devorando una serpiente (fundación de Tenochtitlan, la capital azteca), o el de un grupo de guerreros que emprendieron el vuelo durante un ritual para pedir tierras fértiles a sus dioses (voladores de Papantla, Veracruz).

 

En México se le reza lo mismo a la Virgen María que a la Santa Muerte, aunque también se preserva una gran cantidad de rituales y creencias del remoto pasado prehispánico. Existe un pueblo en Veracruz donde la gente, siguiendo tradiciones prehispánicas, se “limpia” con hierbas delante de un Cristo, lo cual resume un sincretismo de raíces prehispánicas, españolas, africanas, judías, orientales…

 

En México hay pueblos fantasmas (Real de Catorce, San Luis Potosí) y pueblos cuya vitalidad ha cautivado a un sinfín de extranjeros (San Miguel de Allende, Guanajuato). Hay algunos cuyo misticismo se mantiene intacto (Cuetzalan, Puebla)  y otros construidos con fortunas de hombres ilustres (San Miguel Regla, Hidalgo). También hay ciudades caóticas, desbordadas, como la ciudad de México, y otras ciudades cuyo majestuoso silencio nos abruma, como Teotihuacan.

 

Así como es de diverso este país, así también hay un fuerte lazo que nos une: la mexicanidad. Tenemos un sinfín de imágenes ante las cuales los mexicanos reaccionamos con un fuerte sentido de pertenencia, y muchas canciones describen nuestra admiración por la tierra en que nos tocó vivir. Estos son los iconos de México, y aunque cada mexicano tiene su muy personal icono con el cual rinde tributo a su nación, existen algunos que llevamos todos en el corazón.

 

 

LOS SÍMBOLOS PATRIOS

 

Bandera Nacional de México

 

Almo y sacro pendón que en nuestro anhelo

como rayo de luz se eleva al cielo

inundando a través de su lienzo tricolor

inmortal nuestro ser de fervor y patrio ardor.”

Toque de Bandera

 

La primera actividad de la semana en todas las escuelas primarias en México es rendir honores a la bandera. Una escolta conformada por los niños más estudiosos del sexto –y último- grado tiene el honor de llevar la bandera hacia el centro del patio y ante ella, toda la escuela entona el Himno Nacional. Es un momento de mucha solemnidad.
La Bandera de México es un discurso gráfico de nuestra historia, sus colores y el escudo cuentan con elementos prehispánicos que maduran en la Época Colonial y se consagran con la consumación de la Independencia, enriquecidos con el simbolismo del liberalismo francés que propició el movimiento insurgente.

A pesar de su juventud (apenas dos siglos de vida), la Bandera de México ha sufrido 13 modificaciones, si partimos del estandarte de la Virgen de Guadalupe que utilizó el cura Miguel Hidalgo para llamar al pueblo de México al movimiento de Independencia en 1810.
Los colores que hoy conforman la Bandera de México se integraron hasta 1821, cuando Agustín de Iturbide dio a conocer el Plan de Iguala, que ofrecía tres garantías: mantener la fe católica como única religión aceptable del país que nacía (blanco), los ideales del movimiento insurgente (verde) y la unión de españoles y criollos en una misma raza (rojo). Ese año se consumó la Independencia de México e Iturbide entró triunfante a la ciudad de México con el llamado Ejército Trigarante.

 

Esta bandera tenía en el centro un águila coronada, y en el discurso de coronación de Iturbide como primer Emperador de México, se explicaba como la restauración del imperio azteca que había sido derrocado por los españoles tres siglos atrás.

A partir de entonces, a pesar de los vaivenes políticos que sufre México, los tres colores se conservan en el lábaro patrio mexicano, aunque sí cambiaron de significado. Hoy, el verde significa esperanza, el blanco significa la unidad de nuestra nación y el rojo la sangre de los héroes que nos han dado “patria y libertad”.

 

24 de Febrero Día de la Bandera Mexicana


El 24 de Febrero Mexico celebra el Día de La Bandera Nacional.

La Bandera Nacional Mexicana es un símbolo de libertad, justicia y nacionalidad. Su escudo y sus colores representan el origen, principio, valor y lucha de los mexicanos.

Con el paso de los años, diferentes banderas han representado a México, pero la bandera que se utilizó en la Declaración de la Independencia, con algunos cambios, es la bandera que actualmente representa a México.

El 24 de Febrero de 1935, Benito Ramírez un empleado del Banco de México, organizó una guardia de honor en homenaje a la Bandera de México y esta práctica se continuó, hasta que en 1940, el presidente Lázaro Cárdenas declaró que el 24 de Febrero fuera oficialmente el Día de la Bandera.   Y es así como cada año los mexicanos recitan, cantan y hacen honores a la bandera, recordando a los héroes que le dieron a México libertad y patria.

 

La bandera de México, nació en 1821 cuando Agustín de Iturbide se inspiró para representar las garantías que tendrían los mexicanos al declararse la Independencia de México.

Continue reading 24 de Febrero Día de la Bandera Mexicana